miércoles, 14 de abril de 2010

Wanted Festival, Segunda Parte

Continuo esta crónica del "Wanted Festival" donde la dejé.
Ya hablé de "La Frontera", de "Siniestro Total", de "Ilegales" y de "Burning", pero me faltaba comentar la actuación de "Loquillo".
De camino a Zaragoza, íbamos hablando de las posibles actuaciones cruzadas de los grupos, de lo que sería ver a Julian Hernandez cantando con los Ilegales "Soy un Macarra", y mejor aún, lo que sería poder revivir esa mítica actuación en la que Loquillo interpreto "¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?" junto a los Burning. Pero nada de eso ocurrió. La única anecdota, es que Jorge Martinez estuvo durante gran parte de la actuación de Siniestro cantando a voces el "Cuanta Puta y yo que Viejo".
Pero aunque este fuese un concierto sin colaboraciones, estaba claro que la coincidencia en el mismo escenario de Burning y Loquillo iba a ser muy significativa. El mismo loco lo sabía, y por eso, quiso empezar su actuación con su pequeño homenaje a Pepe Risi, cantando "En las calles de Madrid" mientras el público comenzaba a enloquecer. Pocas veces se ha podido escuchar esta canción en directo, y aunque la gira que está realizando ahora promete un espectáculo con las mejores canciones de sus 30 años en la carretera, todo hacía preveer que no iba a ser un concierto cualquiera.
El show acababa de comenzar. Igor Paskual se lo pasaba en grande rodeado de sus excentricidades, emulando como siempre a los Dire Straits y mostrando a todos los allí presentes sus habilidades en temas como "Rock Suave". Jaime Stinus, que a mi parecer se encontraba bastante desmejorado en comparación con la gira del 2005, nos demostró su arte con la guitarra, mientras que Laura Gomez, bajista desde el 2007, se mostró como una chica bastante tímida que aún no consigue hacer sombra a ninguno de los otros músicos.

El repertorio continuó con los temás más comunes de su repertorio, como "Pegaté a mi", "Rock and roll actitud", "Arte y Ensayo", "Feo, Fuerte y Formal" o "Las chicas del Roxy", canción escrita por Igor que nunca falta en ningún concierto pese a no ser de las mejores canciones de la banda.
Loquillo, un maestro en esto del directo y que conoce muy bien los entresijos del espectáculo, esperó a meterse al público en el bolsillo antes de comenzar con las canciones de su último disco, "Balmoral", un disco que siempre me ha parecido uno de los mejores en la carrera del loco pero que llega a ser muy cansino a la hora de escucharlo en directo, dado su alto contenido en baladas. Cuatro fueron las canciones de este disco, "Memorias de jovenes airados", "Cruzando el paraiso", "Sol" y "Linea Clara", todas ellas seguidas y sin descanso, lo que nos produjo a todos una pequeña somnolencia que incluso nos llevó a plantearnos nuestra retirada del recinto. Ahora que ha pasado todo, me alegro de que no fuese así, ya que me hubiese perdido uno de los mejores momentos de la noche.
Sabiendo que las canciones de "Balmoral" nos habían aburrido un poco a todos, Loquillo se propuso volver a ganarse a su público interpretando "El hombre de negro". Ultimamente suena mucho en sus conciertos, pero yo aún no había tenido la suerte de escucharla en directo. Tras esta llegó otra sorpresa, "Autopista", canción que recupero en el 2006 y que demuestra que aunque el loco quiera demostrar lo contrario, lo suyo sigue siendo el Rock and Roll. Pero la mayor sorpresa de todas llegaba pocos minutos despues, con una breve introducción musical que nos iba alertando de lo que allí iba a ocurrir. Casi sin darnos tiempo a respirar, los primeros acordes sonaron. Loquillo cogió el micro con la chulería que le caracteriza, y mientras ninguno de los que allí estábamos nos lo llegásemos a creer empezó a cantar esa canción que años atrás había prometido no volver a interpretar. "Yo la sentaba en mi regazo, enloquecía solo a su contacto..." "La Mataré" sonaba en Zaragoza, y con ello, podía tachar de mi lista esa canción que siempre soñé con ver en directo.
Puede que para muchos este haya sido un concierto más de los que allí se celebraban esa noche, puede que para otros "La mataré" solo sea un tema más de todos los del repertorio, pero os puedo asegurar que si solo hubiese ido a Zaragoza para escuchar esos tres minutos de canción, el viaje ya habría valido la pena.
Visto lo visto, y sabiendo que el loco no pudo tocar todos los temas previstos por falta de tiempo, no descarto acercarme a alguno de los conciertos que dé durante los próximos meses por nuestro país. Esta gira, estos conciertos en los que el loco ha querido recuperar estos viejos temas, parece memorable, y yo, quiero disfrutarla entera, sin preocupaciones por el tiempo y sabiendo que fuera de un festival, Loquillo es aún mejor. Y habló sabiendo lo que digo.
Para terminar, un pequeño video del concierto, concretamente la cancion "El Rompeolas".
Nos vemos pronto.
Un saludo.

5 comentarios:

El rey lagarto dijo...

No soy muy fan de Loquillo, pero reconozco que la vez que lo vi tocar en directo me gusto.

Werty dijo...

Nunca escuche a Loquillo, pero por lo que cuentas, tiene pinta de estar bueno. El tema que dejaste me copo bastante.

Saludos!

Perem dijo...

Sin ser un gran seguidor de Loquillo siempre me ha parecido un tipo de lo mas honesto y tiene algunos temas que no me desagradan en absoluto.

Creo que el pasado fin de semana estuvo tocando en el Sant Jordi Club en Bcn.

Un saludo.

Zeppy dijo...

Rey Lagarto, lo dicho, Loquillo gana mucho en directo.

Werty, sinceramente te lo recomiendo. Si quieres para ir empezando puedes escuchar uno de sus recopilatorios, como el "A por ellos que son pocos y cobardes" o su último disco, "30 años de Rock and Roll". Seguro que no te defrauda.

Perem, sí estuvo en Barcelona, y al parecer fue un gran concierto. Ahora se va para Almería y para Guipuzcoa, donde actuará junto a Berri Txarrak y Senser.

Un saludo a todos.

Ediciones Vion dijo...

Se nota cuando uno disfruta de un gran concierto, y si además incluimos a Loquillo ya es miel sobre hojuelas, con ese repaso a sus 30 años de historias llenas de grandes canciones, y aunque no sea con su banda de siempre, es imprescindible poder verle.

Un saludo!