martes, 22 de abril de 2008

Extremúsika 2008


Después de unos días de vacaciones, en los que hemos intentado disfrutar del Extremúsika 2008, volvemos a la rutina diaria del trabajo intentando recordar estos días de la mejor manera posible.
La lluvia nos ha dejado un sabor amargo, aún estamos resfriados debido al frio que hemos pasado, pero aún así, ha sido una aventura más, y en Rockdiario, teníamos que contarlo.
Días antes de marchar hacia Caceres, sabíamos que el tiempo no iba a acompañarnos del todo, pero no imaginábamos que en ese fin de semana cayese la que posiblemente haya sido la tormenta más fuerte del año en tierras extremeñas.
Nada más bajar del autobus, nos encontramos con un cielo totalmente encapotado. No habíamos hecho más que canjear la entrada por la pulsera que nos daba acceso a todo el recinto, y ya nuestras ropas chorreaban agua. Ni siquiera aquel paragüas rojo lograba resguardarnos de la traicionera lluvia, que caia con fuerza por todos los lados. Los más veteranos del festival, veíamos sorprendidos como los vendedores de paragüas y chubasqueros habían quitado el puesto a los vendedores de tabaco, bocadillos y cervezas que suelen merodear por los alrededores del recinto. Paragüas que, curiosamente, iban subiendo de precio a medida que la lluvia se hacía más intensa.
Aún así, la gente estaba animada. Mirases donde mirases, se notaba la alegria de todos los asistentes. El Extremúsika acababa de empezar, y aún nos quedaban por ver grupos como "Barricada", "Saratoga", "Loquillo", etc...
La jornada del Jueves 17, día en el que la lluvia no paró ni por un momento, nos trajo las primeras decepciones. Loquillo estaba interpretando un repertorio polémico ante un público muy troglodita, y el mal tiempo impedía que la gente se divirtiese. Pese a las ordenes de su RoadManager de abandonar el escenario, el loco seguia tocando, agradeciendo a toda la gente que allí nos encontrábamos el acompañarle pese al mal tiempo, pero al final no hubo más remedio que obedecer, y Loquillo y su banda abandonaron el escenario debido al gran riesgo de cortocircuito. La primera jornada del festival llegaba a su fín, "Saratoga" y "Mamá Ladilla" se aplazaban para el día siguiente, mientras que "Rata Blanca", el grupo de Walter Giardino, se suspendía definitivamente.
La decepción, la tristeza, y la rabia de ver que el festival que llevas esperando todo el año se va a la mierda, mezclado con el intenso frio y la lluvia que no cesaba de caer, hacía que nuestro cerebro nos engañase. No podíamos pensar, no razonábamos, y fruto de ello, no encontrábamos la tienda de campaña. Pero por primera vez en el festival, la suerte iba a acompañarnos, iba a venir a recogernos en coche, nos iba a llevar hacia un lugar caliente, iba a secar nuestras ropas, y nos iba a ofrecer un lugar donde poder dormir sin tener la necesidad de aprender a nadar durante la noche. A la mañana siguiente, despues de ducharnos, comer, pasear por el jardín y reflejarnos en el cuerpo de Marilyn, nos dimos cuenta cual era el verdadero significado del Extremúsika 2008. El destino había querido que acabásemos en aquella casa de Sierra de Fuentes. La tristeza había desaparecido, de nuestra cara empezaba a brotar una sonrisa, y no queríamos más que bailar un rock and roll en torno a un limonero. Con los animos renovados, sobre las 5 de la tarde, regresamos al recinto hipico para ver a los grupos que actuaban el Viernes. "Sinkope", "Albertucho", "Violadores del Verso", "EdGuy"... parecía que el mal tiempo nos daba un respiro, y por momentos, un sol radiante iluminaba el Extremúsika. De los conciertos del Viernes, nosotros nos quedamos con "Gwendal", que ofreció un concierto muy dificil de expresar con palabras.

Tras 25 conciertos, la lluvia volvió a irrumpir en el recinto, haciendo imposible una de las actuaciones más esperadas de la noche, la de los argentinos "Bersuit". Parecía que esta vez la tormenta había venido con fuerza, y desde las 03:00 de la mañana del Viernes hasta las 12:30 del mediodia del Sábado, no paró de llover ni por un momento.
Al despertar y contemplar como había quedado todo, ya sabíamos lo que iba a pasar. Por primera vez en su historia, el "Extremúsika" se suspendía, quedándonos con las ganas de disfrutar de grupos como "Europe", "Molotov", "Gypsy Kings", "Muchachito", "El combolinga"..., Un hombre provisto de un altavoz nos iba avisando que nos devolverían la parte correspondiente de la entrada. Otra vez volvia la decepción y la tristeza, aunque en el fondo, era una aventura más, y sabíamos que dentro de unos años, recordaríamos todo esto con cierta nostalgia.
Sin duda, el "Extrelluvia", el "Barrorock", o el festival del oeste, ha sido un fracaso, pero ahora que ya ha pasado todo, que ya se han acabado las nubes, ya no nos encontramos más gente con hipotermia, ya no tenemos que cambiarnos de ropa al llegar a la tienda de campaña, etc... imaginamos lo que podía haber sido, y miramos al cielo esperando que en el próximo festival, la lluvia nos dé un pequeño respiro.


Para terminar, un mensaje dirigido a una persona muy especial;
"Gracias por acompañarme en esta aventura. Has conseguido que el peor Extremúsika de la historia, lo recuerde como uno de los mejores viajes de mi vida. Te Quiero."

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Chato, se que esperabas un agradecimiento no una regañina pero me reservo para esta noche.
Un beso amore.

Zeppy dijo...

Bueno, son regañinas con buena intención. Esta noche nos lo vamos a pasar... PIRATA!

mar dijo...

jajaja, joer...cuanta música y cuanto amor se respira ultimamente por aqui, asi da gusto.
Una crónica muy completa hermano, me alegro de leerte tan lleno de cosas.
Un abrazo.