domingo, 10 de octubre de 2010

Enfermito y los Fitipaldis

Lo que son las cosas. Hace unos días planee con unos amigos ir a ver a Ariel Rot, que actuaba de forma gratuita en el Mercado Chico de Ávila, pero mis planes cambiaron, y en vez de al argentino, acabé viendo al bilbaino Fito Cabrales, en lo que fue un concierto bastante extraño y que ha traido mucha polémica y muchos debates de opinión en la ciudad. Pero comenzaré por el principio...

He de reconocer que "Fito y Fitipaldis" nunca me han gustado. Soy pro-platero, y este nuevo proyecto de Fito me parece patético. Hablando con mi tío en el concierto, me comentaba que lo único que tenía de especial este grupo eran las letras, ya que musicalmente, todo suena exactamente igual. Yo pienso lo mismo, y más aun despues de haberle visto en directo y de haber visto canciones que nunca había escuchado antes. Como desconocía lo que decían, me fijaba principalmente en la música, y lo asimilaba a un concierto de hip-hop, donde también la base musical siempre es idéntica. De todos modos, no estoy aquí para jugar a las diferencias entre fito y platero, si no para hablar de lo que sucedió anoche en la cubierta multiusos de Ávila.

Puntualmente, a las 22:00 horas, Fito salía al escenario ataviado con una bufanda que protegía su garganta. El día anterior, el concierto que iba a celebrarse en Cáceres tuvo que ser suspendido por el estado de salud del cantante, y pese a que el concierto de Ávila tambien tenía previsto suspenderse, Fito decidió dar una oportunidad a las cerca de 7.000 personas que se habían reunido allí solo para verle.
Desde la primera canción, "Antes de que cuente 10", pudimos comprobar que Fito no estaba en muy buenas condiciones para cantar, ya que su voz estaba mucho más rota que de costumbre.

Muchos cantantes, cuando tienen este problema, dejan que sus temas más conocidos sean cantados por el público, pero Fito se negaba, y aunque todo Ávila tarareaba sus canciones, no estaba dispuesto a callarse, lo que provocó que su voz y su estado de salud terminase de estropearse del todo. Al principio, el concierto siguió su rumbo, con canciones como "Un buen castigo", "Por la boca vive el pez", "Viene y va", "Me equivocaría otra vez", "Como pollo sin cabeza" o "Me acordé de tí".

Todo iba más rapido de lo normal. En ningún momento, se escuchó un "Buenas noches, Ávila", pero si podíamos ver a Fito hablando con los técnicos y explicándoles que su garganta ya no daba para más. Aún así, se negaba a suspender su actuación, y continuaba su espectáculo con los temas "Todo a cien", que por cierto me parece un insulto a sus colegas de "La Cabra Mecánica", "Catorce vidas son dos gatos", "La Cousine de Bernard", o "Quiero beber hasta perder el control". Tras esta, llegaba uno de los mejores momentos de la noche, cuando Fito invitaba a Lichis para cantar el tema "Barra americana", que por cierto, sonó mejor que nunca. Una vez terminada la canción, Lichis se despidió de Ávila, mientras comenzaban a sonar los primeros acordes de "Que me arrastre el viento". En ese momento, nadie imaginaba lo que ocurriría a continuación...

Mientras sonaba el estribillo de "Que me arraste el viento", los que estábamos por las primeras filas pudimos contemplar como el rostro del cantante cada vez estaba más pálido. No sabíamos que pasaba, pero sabiamos que esto no formaba parte del espectáculo. La sorpresa mayor llegó con "Whisky Barato". De pronto, Fito se marchó corriendo sin decir nada hacia backstage, dejando solos a los Fitipaldis, que como autenticos profesionales, decidieron terminar la cancion. Al ver que su cantante no subía, comunicaron al público que Fito se encontraba mal, abandonando seguidamente el escenario para ver que ocurría. Las luces de la cubierta se encendieron, y la confusión reinó sobre todo el público en general. Unos 10 minutos después, Fito volvía al escenario, pero su setlist había cambiado. Se le veía jodido, pero no se quería marchar. Tras desterrar canciones como "Deltoya" o "Tarde y Temprano", la banda interpretó "La casa por el tejado" y "Soldadito Marinero", la canción más coreada por el público. Se supone que tras esta llegaban los mejores temas de la noche, pero ya estaba decidido, y el concierto tenía que poner punto y final, al ritmo de "Que necesario es el Rock and Roll".
Fito se despedía con más de media hora de antelación, y dejaba sin tocar canciones como "Abrazado a la tristeza", "Corazón oxidado", "Acabo de llegar", o "Al Cantar", tema de Platero y Tú que desde que la había visto apuntada en su hoja de repertorio llevaba esperando escuchar toda la noche. No pudo ser, y problablemente no vuelva a tener la oportunidad de verlo, ya que no estoy dispuesto a pagar una entrada para ver un concierto que no me gusta y que ya he visto.

Como ya he dicho, en Ávila el concierto de ayer está de actualidad, y son muchas las opiniones que se pueden escuchar. Casi todo el mundo habla de decepción, de engaño, de que Fito se río de ellos... Sinceramente, he de decir que fue totalmente al contrario. Desde donde yo estaba todo se veía más claro, y puedo asegurar que Fito hizo todo lo posible para que su actuación se pudiese llevar a cabo. Sí, no ví ningun tema de Platero y nunca es agradable ver como alguien se pone malo delante tuyo, pero todos somos humanos, y os aseguro que anoche, Fito se comportó como un señor.

Aunque una cosa si es cierta. Fito debe otro concierto a sus seguidores de Ávila.

Nos vemos pronto.
Un saludo.

5 comentarios:

SERGI dijo...

La época de Platero es gloriosa y la música y las letras eran buenísimas, cuando comenzó con este proyecto y nadie lo escuchaba fui a un par de conciertos suyos donde me gustaban mucho sus letras y algún tema no estaba nada mal, pero en este último disco todo me suena monotono. Pero bueno de momento les seguiré dando una oportunidad, eso sí me parece de 10 su actitud en el concierto de Avila, como dices eso es ser un profesional y darle al público la importancia que se merece

raúl dijo...

por lo que cuentas no merece las críticas, otros hubieran suspendido el concierto, sin más. yo también he visto en directo a este hombre, y la verdad es que lo da todo, eso no se le puede negar.

Zeppy dijo...

Sergi, el primer disco me lo compré y reconozco que había temas que no estaban mal, pero lamentablemente parece que poco a poco los empieza a desterrar de sus directos, como ha ocurrido con "Rojitas". Respecto a lo otro, a ver cuando todos los artistas siguen su ejemplo, y se empiezan a dar cuenta que el público es el que les da de comer, y no las discográficas. Ojalá todos los cantantes se tomasen tan en serio sus conciertos como parece que lo hace Fito.

Raúl, completamente deacuerdo, pero por aquí la gente suele criticar por criticar, sin saber de lo que hablan y sin tener en cuenta el sacrificio que hizo este hombre. Verdaderamente, lo da todo en el escenario.

Un saludo a ambos.

santignr dijo...

buena cronica , comparto contigo la preferencia por platero y tu, aunq a mi si que me guto el concierto de fito. respeto q no te haya gustado , lo q no estoy deacuerdo esq hables del hiip hop sin tener ni puta idea porque tu comentario sobre el es de alguien q no ha escuchado hip hop de verdad ;)

Zeppy dijo...

Buenas Santignr. Tienes razón, no tengo ni puta idea de hip hop y he escuchado muy poco, pero por razones de trabajo me tocó estar 7 horas viendo el festival de hiphop que se celebró en Ávila en verano y la verdad es que, musicalmente, no había diferencia entre una y otra canción. Quizás otros grupos sean diferentes, pero te aseguro que ese día todos los grupos, incluidos los cabeza de cartel que creo que se llamaban "A3bandas", sonaban exactamente igual.
Aún así, a lo mejor no debería de generalizar, ya que si es cierto que me falta mucho por escuchar.
Un saludo.