miércoles, 14 de mayo de 2008

Una nueva experiencia

Llevo un buen rato intentando realizar una crónica de todo lo sucedido este fin de semana en Caceres, concretamente, en el WOMAD 2008, pero la verdad, no encuentro las palabras que describan exactamente lo que allí se ha acontecido.
Cuando el pásado Jueves terminaba de hacer el equipaje, no podía imaginar lo que iba a encontrar nada más llegar a Caceres. Acostumbrado a festivales rock, viajaba con la sensación de que no iba a terminar de convencerme esta nueva experiencia, pero sin duda, me equivocaba.
Nada más bajar del autobús, se podía respirar el buen rollo que existía entre todos los "womeros". No llevábamos en Caceres más de 20 minutos, y ya habíamos conocido a las dos personas que pasarían a ser nuestras compañeras de viaje. Con ellas, nos encaminamos hacia el recinto hípico, aún con restos de la lluvia caida en el festival "Extremúsika", para montar allí nuestro pequeño campamento, pero nada más llegar, nos encontramos con la primera sorpresa del viaje. Un furgón, en el cual viajaban tres miembros de la policia, nos advertía que la acampada estaba prohibida. Nosotros, como buenos ciudadanos, hicimos caso omiso, y en cuanto la furgoneta despareció, lanzamos nuestras tiendas de campaña, acto que fue el pistoletazo de salida para esta nueva aventura denominda WOMAD.
A diferencia de otros festivales, los artistas que participan en el Womad no son los únicos protagonistas. Grupos de percusión, conjuntos celtas, y otros músicos callejeros alegran el casco urbano de Caceres enseñándonos a todos los que por allí pasamos, su manera de hacer música. Viéndolos, te das cuenta de lo dificil que es hacerte un hueco en este mundo, pues muchos de ellos, tienen bastante más talento que otros músicos bastante cotizados.
Viendo a esta gente, nos podríamos tirar horas, pero son muchos los grupos que se han acercado hasta aqui, y quedan muchos conciertos por ver. Nos encaminamos a la Plaza Mayor para recoger un programa del festival, y nos vamos a ver a uno de los mejores músicos que actuan en Caceres durante este fin de semana, el artista neoyorquino "Josh Dion" y su banda.

JOSH DION BAND es la personificación del blues. Para describirle, me gustaría recordar esa frase del maestro B.B King que decía; "I´m a blues man, but a good man".Con esto, digo todo. Un claro maestro de la batería, acompañado de un virtuoso del bajo, metiéndose a un público enloquecido en el bolsillo. Interpretaron varias canciones propias, asi como versiones de grandes, como el recientemente desaparecido James Brown. Un Jazz Fusion con toques de Blues y una gran dosis de Rock and Roll, mezclado con un carisma y una fuerza en el escenario por la que muchos grupos matarían. He de decir, que además es el propio Josh, batería del grupo, el cantante del mismo. Sin duda, para mí, ha sido el gran descubrimiento del Womad, y estaré bastante atento a su regreso a los escenarios españoles. Josh Dion Band, además, acaban de publicar su tercer disco, el cual desde aqui, recomendanos muy concienzudamente.


El Womad comenzaba bien, bastante mejor de lo que yo me había imaginado, y aun quedaban muchos grupos y muchas horas que disfrutar. Tras este comienzo blusero, le llegaba el turno a otro de los grandes descubrimientos de la noche, el grupo procedente de Turquia "Aynur".
AYNUR es una cantante de la minoria kurda, que hace de la poesia y el coraje un signo de distincion y un motivo para el asombro del público allí presente. Muchos la conocereis por su participación en la película "Contra la pared". Su voz, su mayor talento, no podía dejar indiferente a nadie, y por si con eso no la bastase, Aynur estaba arropada por unos músicos que hacían del concierto uno de los mejores momentos del festival. Violines, timbales, tambores árabes... Puede que no fuese rock and roll, pero estoy seguro que todo el mundo que ame y comprenda la música, se quedaría prendado de este conjunto turco.


Tras está, le llegaba el turno a "Darga", un grupo marroquí que han sabido mezclar perfectamente el reggae, el ska, el funk y el jazz, y que han conseguido, gracias a su disco "Casa, Casa", convertirse en uno de los grupos más apetitosos de la nueva música étnica magrebí.
Tras cenar algo y beber unas cuantas cervezas, nos encaminamos nuevamente hacia la Plaza Mayor para dar por finalizada la primera jornada del Womad, despidiéndonos hasta el día siguiente al ritmo de "Mi niña Lola" de Concha Buika. Nos habíamos quedado sin ver a grupos como "Pascals" o "Nathan Fluteboox Lee", pero había sido un día bastante duro y teníamos que reservar fuerzas para lo que se nos venía encima.
Sábado 10 de Mayo. Se nos ha hecho raro dormir en el recinto hípico sin despertarnos rodeados de agua. Parece que por fín, el tiempo nos acompaña, y aprovechando el sol, nos movemos nuevamente hacía el centro histórico. Tras desayunar, merodear un poco por el mercadillo, y comer, nos vamos a realizar un taller con el ya citado "Josh Dion Band". En este taller, por supuesto, al aire libre, Josh nos enseña el papel que desempeña el bateria en un grupo, ilustrándonos las facetas que el bateria tiene dentro del contexto del rock and roll, el jazz o el funk. Nos muestra como canta y toca la bateria a la vez, y comparte sus ideas sobre el papel motivacional de la música en la vida de las personas. Muchos de los que allí estamos reunidos, no terminan de disfrutar de estas clases, pero los pocos bateristas que nos hemos acercado, vivimos unos minutos muy dificiles de olvidar.
Este no es el único taller del que disfrutamos. El grupo de Zimbabue "Siyaya", nos divierte durante una hora enseñándonos a bailar una de sus peculiares danzas. Sin duda, es uno de los momentos más divertidos del fin de semana, y consiguen subirnos el ánimo. Con estos bailes, la alegría se ha apoderado de todos nosotros, pero aun queremos estar más alegres, y nos encaminamos hacia "El Corral de las Cigueñas", mítico bar cacereño, para tomarnos un par de copas. Despues, vendrían ya grupos como "Bassekou Kouyate", "Mariem Hassan", o "Khaled", entre otros, que cerraría el festival con su éxito "Aisha".
El fin de semana se ha pasado rápido. El Womad, desde luego, me ha cautivado. Me he quitado la espinita que tenía clavada por el Extremúsika, y he disfrutado como hacía mucho tiempo que no disfrutaba. No se si me he convertido en un "Womero", pero una cosa si que está clara. Al año que viene, regresaremos, y espero, que con la misma compañera de viaje.
Un abrazo enorme.
Zeppy.

3 comentarios:

TONI dijo...

Tomo nota de tus recomendaciones pues no conozco casi a ninguna. Buscaré a ver qué me parecen.

Por cierto, espero que regreses con la misma compañera de viaje... je, je...

Anónimo dijo...

Hola, te invito a que veas la entrevista que Mara Torres le ha hecho Concha Buika en La 2 Noticias, en nuestra página tienes el vídeo, y si te apetece comentar, puedes utilizar allí tb los comentarios.

Vídeo entrevista a Concha Buika en La 2 Noticias

Saludos

Mara Torres Página no oficial (Labana blog)

mar dijo...

Fascinante crónica hermano, qué emoción al ver esas fotos de la plaza mayor y de las callejuelas del casco viejo de Cáceres...y qué recuerdos. Estuve alli de pequeña y hace pocos meses regresé a pasar unos dias invitada por un amigo que vivia alli, y mientras paseabamos me describia cómo se transformaban aquellas calles durante los dias del Womad. Realmente es una ciudad con un espiritu medieval, muy adecuado para ese festi. Me alegro de que lo pasaras bien, que siga la ruta!, un abrazo ;)