sábado, 18 de mayo de 2013

Leggings, Corderos y Viñarockeros

Ya han pasado los días suficientes para dejar a un lado la felicidad festivalera de este último fin de semana, coger una cerveza fría del frigorífico, y sentarse frente al ordenador a tratar de plasmar en unas líneas lo que hemos vivido en la última edición del festival arte-nativo "Viña Rock 2013".
Un festival que ya, de primeras, nos deja una lección muy bien aprendida; Si bebes más alcohol de la cuenta, no intentes grabar un reportaje, ya que todos los planos que en su momento creías que eran insuperables, no valdrán para nada cuando te sientes a visualizarlos sin el alcohol que te hacía ver cosas que no eran. Por lo tanto, la nueva sección "Rockdiario TV" que tenía previsto inaugurarse con este festival, tendrá que esperar un tiempo, con otro reportaje que ya anunciaremos en su momento.
Por lo tanto, volvemos a las crónicas clásicas, aquellas que vieron nacer a Rockdiario, y damos paso a este resumen del que ha sido nuestro primer Viñarock...

El primero de muchos, esperamos, y es que aunque en ciertos momentos nos hemos sentido mayores, costrosos, o incluso "demasiado punkis" en comparación al resto del público, lo cierto es que ha cumplido con todas nuestras expectativas, pese a alguna que otra decepción como ya comentaremos un poco más adelante. Pero vamos por orden...

Día 1. Tras hacer escala en Valladolid, Madrid y Tembleque (Guadalajara), llegamos a Villarobledo con el tiempo suficiente para dar nuestro primer paseo por el pueblo, montar nuestra tienda, desencorchar nuestra primera botella de tequila (en adelante los tributos), y vencer al primer pack de cervezas antes de que comiencen los conciertos. La primera impresión es buena. Zona verde para acampar, buen tiempo, buen ambiente festivalero, y muchas horas de música, alcohol y diversión por delante.
Hemos desconectado de todo. De prácticas de mucho trabajo y cero remuneración, de compañeros de piso que nos amargan la vida, y de fábricas que hacen de nuestras vidas algo demasiado rutinario. Estamos felices, contentos, pero todo esta felicidad tiene un problema detrás suyo. La felicidad llama al alcohol, y nosotros llevamos bastante encima. Por eso, me averguenza un poco decir que pese a que recuerdo que "La Selva Sur", primeros en abrir el Viñarock, me gustaron, no tengo recuerdos más nítidos, y ya no os hablo de "Tomasito", el cual ni siquiera sé si llegamos a ver... Me ocurre lo mismo con "Che Sudaka", recuerdo que estuve en el concierto, pero nada mas... Sin duda un comienzo duro, pero quizás el comienzo de festival más divertido de todos los que he ido en anteriores ocasiones, y que como sabeis todos los asiduos al blog, no son precisamente pocos...

Día 2. Sorprendentemente la resaca no es muy fuerte, y tras un litro de zumo y unos cruasanes ya decidimos abrir la primera lata de cerveza. El día comienza fuerte, y dejamos pasar a "Malaguitarra" para llegar a tope en "Silencio Absoluto", que una vez más se marcan un directo impresionante.
Como no podía ser de otra manera, "A lomos de un Rock and Roll" abre el repertorio, seguidas sin un ápice de descanso de "Soy un bandido" o "Delincuente de por vida". El concierto ha empezado fuerte y pronto llegan "A puñetazos con los abrazos", canción homónima de su último disco, "Camisa de once varas", y "Sin parar", sus dos mejores temas y con los que terminan de meterse en el bolsillo a un público muy entregado pese al extremo calor que acecha el recinto. "Me gusta salir", "Si no espabilo" y una remezcla "Marihuana - Hoy estoy contento" dan por finalizado este primer concierto del día, poniendo el listón lo suficientemente alto como para dejar a "Leo Jimenez", nuestra siguiente parada, a la altura del betún. Eso sí, el merito no solo es de los Silencio, ya que el sonido del escenario Villarobledo es realmente malo... Tanto, que incluso preferimos acercarnos a la zona babilónica a ver a "Matador Rockers", uno de estos que llaman hiphoperos y que se preocupan más de hablar en inglés que de cantar. Eso sí, el hombre tiene flow...
Aguantamos dos canciones y volvemos a la tienda. Llevamos una hora y media sin beber, y nuestros cuerpos ya se han acostumbrado a ese ritmo alcoholico del día anterior. Abandonamos el recinto en busca de cerveza. Ya volveremos para Pennywise...

El festival más skatalítico de los últimos años continuaba su rumbo, pero ese día el rock and roll cobraba mayor protagonismo. "Silencio Absoluto" ya había mostrado su poderío en el escenario, y ahora era el turno de dos de las bandas grandes del festival, "Pennywise" y "Boikot".

Los californianos, uno de los grupos estandartes de mi adolescencia y en parte uno de esos grupos responsables de lo que hoy en dia soy, musicalmente hablando, realizaron un show muy completo, muy correcto, y muy fiel a su estilo. Pero mientras disfrutaba de aquellos temas que marcaron mi crecimiento, comprendi que me había hecho mayor, y que el mismo concierto que diez años atrás hubiese hecho que entrase en éxtasis, simplemente me traía buenos recuerdos y me hacía sonreir, pasándomelo bien, pero no pasándomelo en grande. Además, "Pennywise" siempre se han declarado discípulos de "Bad Religion", grupo al que ya he visto en dos ocasiones, y entrando en comparativas, he de decir que en esta ocasión los discípulos no han llegado a superar al maestro. Si es verdad que "Bro Hym", canción con la que cerraron su espectáculo, fue una pasada, pero nada comparable con un "American Jesus" en Castrellos, Vigo. Entre el repertorio de los californianos, nos sorprendían dos versiones de los Ramones. Supongo que vieron que la mayor parte del público del viñarock no tenía la cultura musical suficiente para disfrutar de sus canciones, por lo que tuvieron que tirar de clásicos para reconquistarlos. Nosotros ya nos habíamos dado cuenta de esto, de que estábamos rodeados de corderos que solo habían ido al festival a buscar sexo dejando la música a un lado, pero supongo que ese es el unico objetivo de las nuevas generaciones. Al menos, las chicas vienen con leggings, lo que agradecemos las generaciones más antiguas... ¿Será por eso que nos llaman viejos verdes...?

 "El Canijo de Jerez" recogía el testigo de los californianos para presentarnos su primer disco en solitario. Un disco que suena igual que todo lo anterior de Delinquentes pero sin la gracia de estos, por lo que resultaba totalmente aburrido y soso. Solo consiguió despertar al público con "La Primavera Trompetera", para volverlos a dormir minutos más tarde. Menos mal que tras estos llegaba el turno de "Boikot", que con esta actuación se convertían en la banda que más veces ha tocado en el Viña. De Boikot, nada nuevo. Un show muy punk, con muchos pogos, mucha caña, y muy reivindicativos. Eran ellos en estado puro, con un repertorio en el que faltaron pocos clásicos.
"Naita Na", "Ines", "A diez metros bajo el suelo", "De espaldas al mundo", "Hasta Siempre", "Lagrimas de Rabia", "Mentiras", "Stop Criminalizacion", o "Korsakov" resonaban en un recinto totalmente entregado. Un concierto que pese a todo, se hizo corto, aunque faltaron temas como "Tierra Quemada", canción que normalmente suele ser de las fijas pero que yo me he perdido en los dos últimos conciertos a los que he ido.
Nada grave, pues "Boikot" suelen ser de los fijos en todos los festivales, y nosotros ya estamos planificando el siguiente, asique volveremos a ver la cara a Juankar, Kosta y a Grass, a mi gusto el mejor bateria de nuestro país. Eso sí, esperamos que para el próximo, tambien cuenten con la colaboración de "Txikitin", ya que hace de "Boikot" un grupo totalmente nuevo.

Y tras los madrileños, el grupo sorpresa del festival, "La Pegatina", que sin saber nada de ellos y sin haber escuchado ninguno de sus discos, conseguían cautivarme, logrando que haya regresado de Villarobledo con unas ganas locas de escuchar sus trabajos en un par de jornadas maratonianas. De momento, rozan el notable. Cuando haya terminado de digerirlos tranquilamente, volveré a hablar de ellos...
Los que rozaron el suspenso fueron "O´Funk´Illo", que no consiguieron superar aquella actuación en Ávila de hace unos años en donde sí me parecieron un grupo que merecian la pena escuchar. De momento, van uno a uno. Les daremos otra oportunidad antes de tirar sus discos a la basura...

Los que se quedaron a disfrutar del grupo cover de AC/DC "The Billie Young Show" dijeron que eran muy buenos. Nosotros no lo sabemos. El día había sido duro y queríamos descansar. Aún nos quedaban otros dos días, y nosotros, no somos de los que hacemos jornadas de descanso, por lo que queríamos descansar al menos unas cuatro horitas...

Día 3.  Aún no lo sabemos, pero estamos a punto de disfrutar del mejor día de todo el ViñaRock. Y como va a ser la mejor jornada, tiene que abrir uno de los mejores grupos "nuevos" en esto del rock and roll, "Malos Vicios", que hacen un directo brutal en el que seguramente se ganaron nuevos seguidores. "La Parodia Nacional", "Ebrio Funambulista", "Incondicional"... Tema a tema el grupo se fue metiendo al público en el bolsillo, pero no consiguieron llegar al nivel de los gallegos "Dakidarria", los cuales se convertirían, a mi gusto, en el mejor grupo del Viña Rock 2013.
Los gallegos presentaban su último disco, "Utopias Emergentes", que completa al anterior trabajo "Realidades Alienantes". Ya les habíamos visto en Vigo y sabíamos que en directo dan mil vueltas a muchos grupos  consagrados, pero por primera vez les veíamos fuera de su tierra. Eso no supuso ningún problema para ellos, y salieron a comerse literalmente el escenario con canciones como "O mundo da mentira", "Miralos", "Reivindicar", "Utopias" o "Mil Berros". A medida que iba pasando el concierto, aquello se llenaba más y más de gallegos, de una juventud con ganas de lucha que cantaba con los puños y las banderas en alto "A mocidade activa", "Fragasaurus Rex" o "Terra", canto de amor a Galicia con la que ponían punto y final a su concierto.
En las crónicas de festivales, no podemos centrarnos mucho más en cada concierto, ya que si no esto sería interminable, pero ya hablaremos otro día de Dakidarria, pues nos hemos vuelto a quedar con ganas de más. No fuimos los únicos. Sobre todo, los que se han quedado con ganas de más, son una pareja que fueron la envidia de todo el festival, y que estoy seguro que nunca volveran a vivir otro momento tan divertido como el que vivieron escuchando a los gallegos... No me sé sus nombres, pero creo que nunca olvidaré sus caras...

Tras "Dakidarria", de nuevo, unas horitas para descansar, reponer fuerzas, y llenar de nuevo nuestros cuerpos de gasolina para volver poco después a ver la actuación de "El Drogas", que dió exactamente el mismo concierto que en el festival "En Vivo", es decir, unos "Barricada" sin el Boni. Hablando con gente que no había visto nunca antes a Barricada en directo, aseguraban que este había sido uno de los mejores conciertos del Viñarock, pero para los que nos hemos cansado de ver a Barricada en directo, no es más que una copia que no ofrece nada nuevo. Aunque eso sí, solo por escuchar la voz del Drogas, y por rememorar temas como "Todos Mirando", "Animal Caliente" o "No hay Tregua", el concierto mereció la pena.

Y tras este, otro de los mejores conciertos del Viña, el ofrecido por el grupo "The Toy Dolls", con el que también podría extenderme durante horas pero que resumiré en un par de frases. En Viña Rock confirmamos que los británicos tienen uno de los mejores directos que hemos visto, un show cañero, divertido, un grupo que sabe interactuar con el público y un público que sabe responder como es debido, y un momento para recordar como fue el escuchar, por primera vez en directo, "Nelly The Elephant". Esta es la segunda vez que veíamos a los Toy Dolls, pero os puedo asegurar que no será la última, ya que, igual que ocurrió en el Extremúsika, nos hemos quedado con ganas de más.

El día grande terminaba  y ya poco quedaba por hacer. Ver algo de "Segismundo Toxicomano", algo de "Talco", y una verbena con versiones de "Extremoduro" a cargo del grupo cover "Iros todos a tomar por culo". Tres conciertos de los que poco puedo decir, ya que tampoco me dijeron nada especial...

Día 4. La rutina pre-concierto sigue siendo la misma. Desayunar, cerveza, tequila, comer, cerveza, tequila, cerveza, cerveza, tequila y cerveza. Con ese precalentamiento, ya podemos volver al recinto, donde ya han actuado "Termofrigidus", "Sujeto K", "Manolo Kabezabolo", "Desakato" y "Porretas". Llegamos justo en "Alamedadosoulna". La gente me había hablado muy bien de este grupo, pero viéndoles creo entender que todas las buenas críticas iban dirigidas a su espectaculo. Musicalmente son buenos, pero no dejan de ser un grupo más como tantos otros. Pero su directo cambia. Hacen algo nuevo, original, y bonito. Globos de colores forman una alfombra que cubre las cabezas del publico, y es posiblemente en este concierto cuando mejor ambiente se respira en Villarobledo. Nada de violencia. El buen rollismo hace acto de presencia, y a nadie parece importarle si un globo le cae en la cabeza o si al hacer una foto a tu grupo de amigos se te acoplan otras 100 personas. Al contrario, todos quieren jugar, y sentirse parte de esa gran familia de viñarockeros que hasta ese momento había estado escondida.

"Lirico" es el siguiente artista al que vamos a ver. Todos coinciden en que de la etapa de "Violadores del Verso" el bueno era Kase O. A este ultimo no le conozco, pero despues de ver a "Lirico", seguramente sea cierto que cualquier cosa es mejor.

El Viña Rock ha entrado en una cuesta abajo que tardará en retomar el vuelo. "Fermin Muguruza" solo levanta al público con el "Sarri Sarri" de Kortatu, "Ska-P" hacen el peor directo de su historia, llegando al punto de que he regresado de Albacete con ganas de tirar todos sus discos, no se si por el grupo o por la panda de borregos que les estaban viendo. No quiero hablar de este concierto por que no se merecen nada de publicidad por mi parte, pero es muy gracioso ver banderas ondeando mientras los corderos que las portan cantan a voz en grito "Mestizaje".
Menos mal que a las 2 de la mañana, hacían acto de presencia en el escenario "Bongo Botrako", animando como podían a un publico defraudado con "Ska-P". De los tarraconenses haré pronto una crónica completa en un proximo concierto al que voy a acudir, y que ya anunciaré a su debido momento...

Con "El Ultimo Ke Zierre" y "La Raiz" terminaba el Viña Rock 2013. Un festival en el que se han encontrado multitud de sentimientos, con buenos ratos, alguna que otra decepcion, nuevos amigos, y sobre todo, esa mezcla de alegria, felicidad, y alcohol, que solo un festival puede dejarnos...

Nos vemos en Viña Rock 2014.
Sed buenos.
Un saludo.










2 comentarios:

Jota LE dijo...

Es lo malo de los festis no siempre cumplen los grupos que deberían...

Respecto a lo de los toy dolls a sido leerlo y llenarme de envidia al no poder estado ahi para verlos.

Buena cronica Zeppy ;)

Pau González Cabrera dijo...

Regalo entrada para Viña Rock a 40 pavos!! (Ahora mismo está a 47, y 90 en taquilla). HABLADMEEEEEEEEEEE 619574617 (wassa pa los colega):D